Archivo por meses: mayo 2016

La tabla curva de Ocamora

frente

Hace algunos meses, cuando comencé con mis investigaciones sobre los juguetes que queríamos fabricar en Ocamora, me encontré por casualidad con la tabla curva. Y como es natural en mí (que me emociono con facilidad), se me aceleró el corazón, llame rápidamente a Grego para que la viera, y a los pocos días nos pusimos manos a la obra.

Tenemos tres hijos de 2 , 4 y 6 años, así que cuando hacemos un juguete, el primer prototipo va directamente para ellos, como solemos decir, ¡ellos son nuestro departamento de calidad!

Había visto algunos vídeos sobre la tabla, pero como siempre, nuestros hijos nos sorprenden cada día con sus múltiples usos.

La idea es simple: una tabla, curvada, formada por muchas láminas de madera para fortalecer su estructura, redondeada en sus cantos y barnizada. Es como un arco del tamaño de un niño.

Normalmente empiezan por subirse de pie y balancearse, y luego ya vienen infinidad de posibilidades: puente, cuna para muñecos, hamaca para descansar, altura desde la que saltar, tobogán cuando apoyan un lateral sobre algo más alto, alzador para trepar a otros sitios (como árboles), pala de tractor, trineo para lanzarse por distintas superficies (esto último lo hemos hecho para comprobar la resistencia de la estructura, y perfecto!! aunque la cubierta está totalmente rayada) …

acostado

Buscando información sobre el balanceo, he descubierto la importancia de este tipo de movimiento en el desarrollo del sistema de equilbrio. Varias investigaciones han demostrado la importancia del balanceo como estímulo del desarrollo del sistema nervioso central. Nosotros, que observamos muy de cerca la evolución de nuestros hijos, nos fijamos especialmente en el de dos años, que en el tema motor grueso va despacito, fue capaz desde el principio de subir y balancearse de pie, jugaba, subía, bajaba, daba vueltas… Al principio no sabía saltar, y al poco tiempo ya dominaba los saltos desde la tabla colocada en forma de puente.

movimiento

Creo que pocas veces vemos nuestra tabla parada, cuando la hemos llevado a un parque, o a algún sitio donde hay muchos niños, casi hacen cola para usarla!! Normalmente, el que la prueba se enamora, incluso papás y mamás se han animado a subir!! Al estar fabricada con láminas de madera, la tabla curva aguanta perfectamente el peso de un adulto de 80 kg.

La tabla mide unos 95×32 cm y las terminamos con haya, castaño, peral, nogal, olivo, o pintada de colores, según el gusto del cliente. Utilizamos un barnices y pinturas ecológicas. Todos nuestros productos cumplen con la normativa europea de seguridad de juguetes.

puente